Navidad

La Navidad en La Laguna es el calor que vuelve al corazón de las personas, la generosidad de compartir con los demás.
Vemos por nuestras calles durante esta época miles de adornos y muchas parrandas de Los Divinos felicitándonos las fiestas.

Con la tradición de los belenes, esas expresiones artísticas y artesanas con la que los pueblos de todos los continentes "han expresado de tantas formas diferentes lo que aconteció hace años en esa tierra llamada Belén, que está a 5.500 km de La Laguna", también podemos disfrutar en nuestro municipio. ¿Qué es la Navidad? Es la emoción del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro. Es el deseo más sincero de que cada plato se llene de comida, con bendiciones ricas y eternas, y de que cada camino nos lleve a la  ¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, recuerde al abuelo y las alegrías de la juventud, y le lleve al viajero a su calor de su chimenea y a su dulce hogar! Viene cada año y vendrá para siempre. Y con la Navidad vienen los recuerdos y las costumbres. Esos recuerdos humildes de cada día, a los que todas las madres se agarran. En la Laguna se Vive y goza la Navidad . Debajo del árbol de Navidad, mejor que todos los regalos es la presencia de la familia feliz que camina por nuestras calles.

¡La Navidad! La propia palabra llena nuestros corazones de alegría. No importa si no hemos comprado los regalos navideños y las felicitaciones que nos queden por hacer. Cuando llegue el día de Navidad, nos viene la misma ilusión y el mismo calor que sentíamos cuando éramos niños, el mismo calor que llena nuestro corazón y calienta nuestro hogar. La Navidad..... es una parte de nuestra vida, realizada en el hogar, donde se cuida el amor y respeto a los demás y que uno lleva siempre en el corazón. Vemos a nuestros niños gozar y disfrutar de la Cabalgata de Reyes esperando a que Melchor, Gaspar y Baltasar no se olviden de ellos, y sobre todo que no les dejen carbón. 

Si quieres disfrutar una Navidad entrañable y sobre todo acogedora, La Laguna y sus barrios te harán sentir como en casa.
 

Su Historia

La Laguna en Navidad es olor. Olor a castañas asadas, a carne de cerdo o de conejo en adobos, a vinos nuevos en viejos odres. Es el sabor dulce de los afamados pasteles laguneros, a tarta de castañas y dulce de calabazas. La Laguna en Navidad es trabajo de mujeres en la cocina, risa de niños en las calles, fríos y neblinas.

No hace tanto tiempo las paveras recorrían las calles, camino del mercado, con su rebaño de pavos en desfile sonoro, para alborozo de los niños y despertar los recuerdos en los viejos. Eran los tiempos del carbón, la leña y la gangocha, de mercados con los frutos de la caza capturada en los montes aledaños a la ciudad. Un paisaje de humedades y de calles empedradas. De carros, bueyes y burros, de tranvías y viejos vehículos de motor. De ricos burgueses en el comercio tradicional, de campesinos y sirvientes en la vieja recova.

La Laguna en Navidad eran las castañas, asadas o guisadas, pero siempre presentes. Lejanos ya los tiempos en que junto a la carne o el pescado habían castañas, para posteriormente dejar su papel protagonista a la recién llegada de América, la papa.

Aquellos lejanos tiempos en que los vinos canarios recorrían las mejores mesas de Europa, y aquí "sanaban" los sinsabores de las gentes llanas de la isla.

La Laguna en Navidad fue y es Lo Divino, el villancico canario más popular y reconocido. Parrandas de vecinos y vecinas, que en alegre ronda recorrían las calles de la ciudad con instrumentos musicales y cantos de felicidad ante los días que se avecinaban.

Aún hoy pasean los Divinos por las calles laguneras, y con ellos la fiesta toma cuerpo recordándonos el paso del tiempo, como el ciclo anual se cierra para dar comienzo a uno nuevo.
cerrar